🔴Podcast 09: Los mandamientos del Whatsapp

He estado buscando estadísticas sobre cuántos mensajes recibimos a diario en WhatsApp y no he encontrado mucho. Tal vez no he buscado a profundidad. Hasta rompí mi política de desintoxicación mañanera, para trastear en mi propia aplicación, a ver si conseguía alguna estadística de mensajes recibidos en un lapso de tiempo. Tampoco di con una data interesante. Creo que, otra vez, no supe buscar.

Mi interés viene de querer cuantificar el promedio de asuntos a los que somos “bombardeados” todos los días -y que forman parte, junto al correo, las notificaciones de las redes sociales y la demanda de amigos, compañeros de trabajo, conocidos y familiares- de lo que el padre de la organización eficaz, David Allen, denomina las “manifestaciones omnipresentes”, dándole un toque divino a nuestro sistema diario de procesar las cosas.

El dios Whatsapp

Mi madre es practicante del cristianismo protestante. He crecido rodeado de este dogma. Y a menudo escucho hablar de cómo “endiosamos” algunas cosas, objetos, situaciones o, incluso, personas. Queriendo decir con esto, que le rendimos culto y una veneración casi absoluta. Y en cierto modo tiene razón.

Aunque este post no tiene pretensiones proselitistas ni religiosas, sirva la comparación para poner de ejemplo cómo cuando recibimos un Whatsapp, la mayoría de las personas que conozco -empezando por mí-, salimos corriendo a intentar resolver el asunto que contiene cada mensaje, hasta tal punto que lo poco importante pasa a ser urgente por regla general. Y no hay nada más fuera de lo eficiente que esto último.

Tengo un amigo que tiene dos números de Whatsapp (también se llama David). Uno lo usa para asuntos personales (y lo tiene enteramente silenciado). El otro, para el trabajo, al que activa las notificaciones durante un horario controlado. Claramente él no rinde cuentas al dios Whatsapp. Negocia con él, llega a un acuerdo de uso. En el fondo, negocia consigo mismo.

Nuevamente uso el ejemplo religioso con un sentido metafórico. ¿Por qué? Porque es mi manera de entender la relación que hemos desarrollado con ésta y la mayoría de las aplicaciones de mensajería. El problema, a mi modo de ver, radica cuando trabajamos para ellas y no ella para nosotros.

El cerebro humano no fue diseñado para recibir ni procesar tanta demanda de “asuntos”. A pesar de esto, existen metodologías y estrategias para que nada se nos quede por fuera y seamos personas productivas y eficaces. Sin embargo, ¿estamos dispuestos a convertir estos métodos de productividad y organización eficaz en nuestros hábitos diarios? No todos. Aunque los resultados sean geniales y liberadores. Despejas la mente para hacer lo que tienes que hacer en el momento que apartaste para hacer eso. Así funciona el trabalenguas del método GTD de Allen.

Pero no me quiero desviar. Me gustaría que reflexionáramos juntos sobre este tema que forma parte de nuestra cotidianidad de manera prácticamente holística. Por ello, he decidido tomar algunas acciones concretas a modo de manifiesto.

Los mandamientos del Whatsapp

  • Desactivarás las notificaciones del Whatsapp. El mundo no se acabará. Antes no existían los móviles y el mundo siguió su curso. Las personas que tengan una urgencia, te llamarán o enviarán señales de humo.
  • Tendrás horas de desintoxicación del móvil. No sólo del Whatsapp o las redes sociales. Es lo que hoy el mundo anglo nos ha ‘pegado’ bajo la palabra “detox”, que suena más cool e inspiradora que en español. Yo por ejemplo no toco el teléfono hasta las 12:00hs.
  • Guardarás el teléfono en determinadas horas: Sumado al “detox”, yo guardo el móvil cada vez que quiero ser productivo durante determinado bloque de tiempo de mi jornada. Especialmente cuando aplico la técnica del pomodoro (puedes ver aquí un vídeo sobre esta técnica)
  • Serás empático con tus amigos: Le explicarás a tus conocidos tus reglas del juego. Si tienen urgencia, que llamen o lancen luces de bengala. Todo con amor y paciencia. Al principio les hará ruido, luego comprenderán que no eres una persona antipática, aislada o amargada; si no productiva y eficaz, y probablemente querrán seguir tu ejemplo.
  • Establecerás políticas con las notas de voz: En lo personal he identificado que escuchar notas de voz de más de un minuto me produce ansiedad. Además, me parece un acto un tanto invasivo. También es cierto que tengo sensibilidad auditiva. En fin, cada quien maneja el tema de las notas de voz como mejor le parece. A mí me resultan una pérdida de tiempo si es mayor a sesenta segundos. Tengo amigos que lo ven como una necesidad de cercanía afectuosa necesaria (humanizar la aplicación, hacerla humana a través de la voz). En fin, en este terreno cada quien es el dueño de su percepción (y de su tiempo). En cualquier caso, ames u odies los “podcasts” que te mandan tus contactos, te recomiendo no tener miedo de establecer límites y ser asertivo, saber decir que no te gustan o te gustan de “x” manera, siempre de manera empática.
  • Sacarás provecho de la herramienta: Whatsapp no es el demonio. Es una maravillosa herramienta, totalmente gratuita -y hasta ahora libre de publicidad-, que nos puede ayudar a ser más inmediatos y eficientes, siempre y cuando sepamos ponernos límites a nosotros mismos.
  • No tomarás todos los mensajes como “urgentes”: Este último mandamiento debería ser el primero. Tendemos a procesar como urgente los mensajes o asuntos que nos envían nuestros contactos. Si te organizas eficientemente, podrás actuar con total asertividad respecto a cuándo y cómo procesar una solicitud que te hagan tus conocidos. En fin, que el mundo espera a no ser que sea realmente urgente. Para todo lo demás, está Google (y Mastercard)… siempre con amor empatizo, niñitos y niñitas.
Días
Horas
Minutos
Segundos
Por Ricardo Miranda

Por Ricardo Miranda

@popinteractivo · Creador de la academia de YouTube, especialista en innovación, periodismo, marketing digital, locución, producción y realización de vídeos

+ Sobre Ricardo