🔴Podcast 32: ¿Podríamos vivir sin Internet?

Resumen: En mi podcast número 32 converso, como todos los viernes, con mi psicóloga Tauana Matías. En esta ocasión nos hace una interesante revelación: ¿Realmente podríamos vivir sin Internet?

Foto: Rubén Ortega; CC-BY-SA

Alaska es uno de esos personajes de la cultura pop española que se vuelven adictivos. Hace poco hablaba abiertamente en la revista Retina sobre la transición. Y no me refiero forjadura de la democracia en este país, si no a cómo paso de hacer copias con carbón con su máquina de escribir a ser dependiente de su portátil. 

La entrevista se titula “No podría vivir sin Internet”, y al leerla destapó en mí eso que llamo mi “curiosidad básica”, fundamentada en aquellas cosas que parecen una obviedad pero que no lo son. Algo así como el antónimo de una perogrullada. ¿Realmente podríamos vivir sin internet? Se lo pregunté inmediatamente a mi psicóloga, Tauana Matías, quien tiene a bien participar en este podcast todos los viernes. A continuación ella misma desarrolla su respuesta.

¿Podemos vivir sin internet?

Creo que más que hacernos esta pregunta, tendríamos que empezar preguntándonos: ¿Queremos vivir sin internet? 

Y para dar respuesta a dicha pregunta, lo  primero que deberíamos hacer es pensar qué nos aporta internet, en qué nos ayuda y en qué nos perjudica. Porque descubriremos que no existe una única respuesta, ya que más bien hay escalas de grises: Internet nos puedes aportar muchas cosas y limitar en muchas otras. Y descubriendo esa escala de grises podremos decidir qué cambiar de nuestro uso de internet.

En consulta, nos encontramos muchas veces con personas que nos dicen que quieren hacer un “break” de internet y por tanto quieren eliminar las aplicaciones de su móvil durante algunos meses… La realidad es que algunas personas consiguen hacerlo (otras acaban cambiando de idea al cabo de las horas o días), pero cuando se acaba ese tiempo de “descanso”, vuelven a sus rutinas y hábitos anteriores, por tanto el problema no se ha resuelto. 

¿Por qué pasa esto? La respuesta es: porque no han aprendido a convivir y cambiar la manera de comportarse con esta herramienta. Simplemente han huido de ella, pero cuando se vuelven a encontrar cara a cara, nada ha cambiado.

Mi opinión es que la clave no está en vivir sin internet, sino utilizarla para nuestro beneficio: en vez de que nos controle, controlarlo nosotros. 

Y lo podemos conseguir:

– Teniendo claro para qué lo usamos o lo necesitamos: trabajo, ocio, social…

– Eligiendo los tiempos que queremos dedicarnos a ello y en qué momentos sabemos que no nos conviene hacerlo. Para esto tenemos que tener muy claro qué consecuencia buenas y malas nos trae internet.

– Supervisando y revisando cada poco nuestro comportamiento en esos medios, para ir adaptándonos en función de la pregunta ¿Me aporta o limita?

Internet es una herramienta, la forma en la que decidimos usarlo es lo que la hace buena o mala. Al igual que pasa con un cuchillo: puedo usarlo para cortar patatas o para atacar a alguien. ¿Quién es el malo entonces: el cuchillo (internet) o el uso que damos a ello?

Aprender a controlar nuestra conducta requiere más esfuerzo que dejarnos llevar o prohibirnos hacer dicha conducta: pero a la larga es lo que mejor resultado da: porque nos permite ser libres.

Por Tauana Matías

Conoce más de mi psicólga

Tauana Matías es licenciada en psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, máster en Modificación de Conducta por el Instituto Terapéutico de Madrid (ITEMA) y experta en Autismo por la Universidad Europea Miguel de Cervantes y Gatea Atención Global.
Tauana Matías es mi psicóloga, especialista en conducta humana. Foto cortesía de @gateaatencionglobal
Días
Horas
Minutos
Segundos
Por Ricardo Miranda

Por Ricardo Miranda

@popinteractivo · Creador de la academia de YouTube, especialista en innovación, periodismo, marketing digital, locución, producción y realización de vídeos

+ Sobre Ricardo